Aplastamiento del equipo en ciudad del Cabo